Club de Narradores

Daniel Baldi

Daniel Baldi, escritor y jugador de fútbol, visitó El Espectador para contarnos acerca de sus dos grandes pasiones. ¡No te pierdas este capítulo de su novela Mi primer Mundial y la entrevista filmada.

imagen descriptiva del contenido
Biografía del autor:

Daniel Eduardo Baldi Alfano, (Colonia del Sacramento,Uruguay, 1981) es un deportista, futbolista y escritor uruguayo.

 

Nacido en el departamento de Colonia, se mudó a Montevideopara jugar al fútbol; en la actualidad juega en el Club Atlético Bella Vista(2010), de la primera división. Tiene siete libros editados entre novelas ylibros infantiles. Ha jugado en clubes como: Plaza Colonia, Peñarol, Cerro,Danubio (2007), y en el exterior en el Cruz Azul de México (2003), NuevaChicago de Buenos Aires (2004), Mineros de Venezuela(2006) y Treviso de Italia(2007).

 

Publicaciones:


La Botella F.C, Fin de Siglo, 2006.

La Botella F.C ¡La 10 a la cancha!, Fin de Siglo, 2007.

Aventuras de baby fútbol, Fin de Siglo, 2007.

La Botella F.C ¡La 11 se la juega!, Fin de Siglo, 2008.

El desafío de la montaña, Fin de Siglo, 2008.

La Botella F.C El salto 12, Fin de Siglo, 2009.

Mi Mundial, Fin de Siglo, 2010. Prólogo de Diego Lugano.


Versión Accesible
Accede a la versión accesible de este contenido
Video Relacionado
Audios relacionados
  • Capítulo de Mi Mundial, por Daniel Baldi
Compartir

Compartir: Agregar a Facebook Agregar a Twitter Agregar a Google Buzz Agregar a Linkedin Agregar a Delicious Agregar a Digg Agregar a Technorati Agregar a Reddit

Secciones relacionadas

Efemérides

hace 109 años ...
La Cámara de los Comunes británica concede el derecho de voto a las mujeres.

Curiosidades

La Tierra rota a una velocidad de 1 609 km/h, pero se desplaza a través del espacio a la increíble velocidad de 107 826 km/h.

Refranes

Yerba mala nunca muere. Fórmula con que se alude a la resistencia de las personas o las cosas de poco mérito.
Miércoles
29
marzo
ÚLTIMA EDICIÓN
Mayo 2015
NOS COMUNICAMOS
PUZZLES

Chiste del Día

Era un ladrón tan, pero tan gordo, que la policía jamás lo pudo rodear.