Personalidades

Julio Herrera y Reissig

Este poeta uruguayo nació en Montevideo el 9 de enero de 1875. Junto con Eugenia Vaz Ferreira y Delmira Agustini, fue uno de los mayores poetas de la generación del 900 en nuestras letras.

autor: www.lamochila.com.uy
imagen descriptiva del contenido
Su corta vida no le permitió enriquecer sus experiencias ni desarrollar todos los recursos de su arte. Durante ella mantuvo contactos permanentes y prolongados con intelectuales de la época, sufrió graves problemas económicos y, muchas veces, debió soportar la incomprensión de un público no acostumbrado a su estilo modernista.

Algunas de sus obras son Los parques abandonados, Los éxtasis de la montaña, Desolación absurda, Tertulia lunática, Las pascuas del tiempo y La torre de las esfinges.



Julio Herrera y reissig falleció el 18 de marzo de 1910. A los éxtasis de la montaña, una obra en la que refleja la vida natural, los paisajes y las tareas campesinas, pertenece al siguiente poema:

La siesta

No late más que un único reloj: el campanario,
Que cuenta los dichosos hastíos de la aldea,
El cual, al sol de enero, agriamente chispea,
Con el aspecto remoto de un viejo refractario.

A la puerta, sentado duerme el boticario...
En la plaza yacente la gallina chasquea
Y un tronco de ojaranzo arde en la chimenea
Junto a la cual el cura medita su breviario.

Todo es paz en la casa. Un cielo sin rigores,
Bendice la faenas, reparte los sudores...
Madres, hermanas, tías, cantan lavando en rueda

Las ropas que el domingo sufren los campesinos...
Y el asno vagabundo que ha entrado en la vereda
Huye, soltando coces, de los perros vecinos.
Versión Accesible
Accede a la versión accesible de este contenido
Compartir

Compartir: Agregar a Facebook Agregar a Twitter Agregar a Linkedin

Secciones relacionadas

Curiosidades

¿ Sabías que En una noche clara, la mayoría de las estrellas parecen blancas, con sólo algunas pocas que se ven rojas, amarillas y anaranjadas ? El problema es que el ojo tiene dos tipos de fotoreceptores, los bastones y los conos. Podemos ver color gracias a los conos, sin embargo, los conos no son muy sensibles a la luz, y debajo de un umbral fijo de sensibilidad dejan de responder del todo. Los bastones en cambio, son muy fotosensibles, incluso en muy bajos niveles de luz, sólo que estos sólo responden al blanco y negro, o sea, monocromáticamente. Cuando uno ve las estrellas ve las estrellas más brillantes a simple vista, o al concentrar la luz estelar en la retina por medio de un telescopio, esta luz puede estar por arriba del umbral de sensibilidad al color de los conos lo que nos permite observar los colores de la estrella, pero para las miles de estrellas más tenues, sólo los monocromáticos bastones pueden ver algo, pero no pasan información de color a la corteza visual del cerebro.

Refranes

Gallina vieja hace buen caldo. Expresión con que se destaca la experiencia que dan los años de vida.
Jueves
22
junio
ÚLTIMA EDICIÓN
Mayo 2015
NOS COMUNICAMOS
PUZZLES

Chiste del Día

¿Cuál es el colmo de un oso panda? Que le tomen fotos a color, y que salgan en blanco y negro.