Especial Bicentenario Especial Bicentenario
Protagonistas
Protagonistas

Historia

Grito de Asencio

El Grito de Asencio fue el hecho que marcó el comienzo de la revolución oriental contra el dominio español.

imagen descriptiva del contenido
Los protagonistas de este acontecimiento que se produjo a orillas del Arroyo Asencio, en el actual departamento de Soriano, fueron los paisanos Pedro Viera y Venancio Benavides. Pero junto a ellos y bajo sus órdenes había muchos gauchos, héroes anónimos que hicieron posible este levantamiento.

El Grito de Asencio fue el levantamiento de los orientales en armas frente a los españoles, y marcó la desobediencia al poder españolista impuesto desde Montevideo.

En enero de 1811 vino a Montevideo el Virrey Elío desde España e inició los preparativos para declarar la guerra a Buenos Aires. Para ello tomó medidas que le permitieron conseguir recursos, como pedido de donativos, impuestos a las importaciones de cuero, tabaco, control del contrabando, permitiendo el comercio sólo a través de buques autorizados y de intermediarios nacionales. Estas medidas perjudicaban a hacendados y comerciantes.

Como, consecuencia, algunos jefes militares al servicio del gobierno español  pasaron al bando revolucionario. Así lo hizo Artigas el 15 de febrero de 1811, cuando abandonó las fuerzas españolas y pidió ayuda al gobierno de Buenos Aires para los levantamientos en la campaña.

En este clima de descontento y resistencia frente al gobierno español, se generó el levantamiento armado de Asencio que marcó el comienzo de la revolución oriental.

En enero de 1811 Pedro Viera, conocido como Perico El Bailarín, se sumó a la lucha con 28 hombres. Un mes más tarde lo hizo Venancio Benavides.

El 24 de febrero los patriotas, ocultos en un bosque sobre el arroyo Asencio, eran unos 300. Al Grito de Asencio le siguió la toma de las poblaciones de Mercedes y Santo Domingo de Soriano.

Se fue formando un “ejército nuevo” integrado por hacendados, paisanos, peones de las estancias, curas patriotas, indios y muchos negros esclavos que buscaban la libertad.

Antecedentes


La crisis política en España por la invasión de Napoleón había debilitado su poder en América. Hacia 1810, la instalación del Consejo de Regencia en aquel país agravó los conflictos en la región del Río de la Plata.

En Buenos Aires, capital del virreinato del Río de la Plata, el virrey perdió el apoyo de los militares comerciantes, sacerdotes y propietarios importantes de la ciudad.  Ellos cuestionaron la autoridad del nuevo gobierno en España,  cesaron al virrey Cisneros y establecieron una Junta.

En junio de 1810 se solicitó el reconocimiento de la Junta al Cabildo Abierto de Montevideo, quien la rechazó y juró fidelidad al Consejo de Regencia.
Esta actitud de Montevideo se explica por el predominio en la ciudad de militares y marineros españoles, y por la rivalidad comercial y portuaria con Buenos Aires.

La Banda Oriental permaneció, en líneas generales, fiel al gobierno español. Algunos pueblos de la campaña oriental acataron la resolución de la ciudad. Otros apoyaron a la junta revolucionaria, pero fueron presionados por el gobierno de Montevideo, para no reconocerla oficialmente. Así comenzó un proceso de división en el territorio oriental entre la ciudad españolista y la campaña revolucionaria.

Los preparativos para ese movimiento ya habían comenzado en diciembre de 1810. El rumor de la presencia de tropas porteñas en la Banda Oriental hizo que desertores y paisanos se levantaran en armas. Desde todos los rincones se movilizaron los hombres, acudiendo a la convocatoria de los caudillos locales.
Versión Accesible
Accede a la versión accesible de este contenido
Compartir

Compartir: Agregar a Facebook Agregar a Twitter Agregar a Linkedin

Secciones relacionadas